AFAMAC - San Juan 1369 - Villa Maria (5900) Córdoba, Argentina

Últimas noticias

Entidades, un dique en la pandemia

Escrito por Afamac Argentina el . Posteado en Novedades Sin comentarios

Por FLORENCIA RIPOLL | 

  • El rol de representación de intereses sectoriales de las distintas organizaciones empresariales se puso a prueba al extremo con la crisis del Covid-19.
  • Cómo llevaron la situación y qué aprendieron.

Ámbitos de contención, catarsis y encuentro, gestoras de soluciones a problemas de toda clase, nexos troncales con los distintos niveles de gobierno para canalizar demandas y trabajar en sus resoluciones. Rasgos del rol central que desde el inicio de la crisis de Covid-19 asumieron las organizaciones del sector empresario.

En Córdoba, ese entramado de cámaras de distinto grado, federaciones, agrupaciones e instituciones diversas se probó al máximo en la inédita situación social y económica instalada desde febrero, y quedó confirmada como una potente fortaleza del universo empresario.

Entre tanto indicador negativo, ese resulta uno de los datos y aprendizajes “positivos” de la pandemia, según coincide la docena de dirigentes y ejecutivos del sector consultados. Y aseguran que la intensidad y el volumen de las demandas que recibieron fueron inéditos.

“La demanda que usualmente resuelven las cámaras de primer nivel fue tal que las desbordó y nos llegó a nosotros. Hablamos de decenas de pedidos puntuales buscando soluciones; ya no cuestiones de política empresaria”, grafica Marcelo Uribarren, presidente de la Unión Industrial de Córdoba, la entidad que reúne a más de una treintena de cámaras sectoriales y regionales de la provincia, además de empresas como socias directas.

“Las entidades intermedias vienen siendo catalizadores, contenedores de las angustias y gestores de soluciones a problemas”, agrega José Viale, presidente de la Cámara de Comercio de Córdoba. Lo vasto y diverso del sector que representa y el castigo que sobre él viene infligiendo la pandemia tornan a su representación en un gran desafío.

De hecho, las situaciones de desesperación de muchos comerciantes detonó protestas callejeras de parte de autoconvocados, que la entidad buscó encauzar.

“El reclamo inorgánico es la prueba de la existencia de la necesidad, y por eso ayuda a impulsar soluciones. En esta clase de circunstancias aparecen autoconvocados que se acercan desde la queja, pero no participan en situación normal. Pero si sos dirigente, tenés que evitar personalizar estas cuestiones y atender todos los pedidos”, reflexiona Viale.

“Uno se volvió psicólogo y asesor. En épocas normales no es así, no tenés esa demanda que entra por todos lados y a cualquier hora”, explica Fernando Faraco, director ejecutivo de Asociación Empresaria Hotelera Gastronómica Córdoba.

Los grupos de WhatsApp se convirtieron en caja de resonancia de pedidos, consultas, quejas, enojos y hasta dramáticas catarsis, coinciden en las entidades. “Contener, contener, contener; esa viene siendo la tarea permanente. Tanto al restaurante de 200 mesas como al de una; a todos hay que escuchar y tratar de dar respuesta”, gráfica.

Su trabajo y el de todos los equipos ejecutivos de las entidades creció de manera exponencial en estos meses y se reforzó como apoyo vital de la tarea de los dirigentes, tironeados entre su rol gremial y los problemas de sus propias empresas.

En líneas generales, todos coinciden en que el esfuerzo dio frutos y dejó un vínculo de mayor cercanía con el sector público aunque, claro está, la profundidad de la crisis y su complejidad hacen que todo auxilio sea escaso.

“En cuarentena, en sólo siete días desde que se habilitó la posibilidad legal, logramos que el 90 por ciento de los exportadores locales pudiera trabajar. Fue un récord nacional y se consiguió sólo gracias a la gran articulación público-privada que existe entre Cacec y el Gobierno provincial”, cita Marcelo Olmedo, presidente de la Cámara de Comercio Exterior de Córdoba.

“La suma de reclamos de las entidades logró respuestas como el programa ATP, que no estaba pensado inicialmente por la Nación; y a nivel provincial, distintas asistencias de Bancor o flexibilidades desde la Epec; esta última junto a Cammesa”, cita Uribarren a modo de ejemplos.

El caso de AmCham

Las entidades debieron gestionar la crisis inmersas en ella: aplicando modelos de teletrabajo, digitalizando a contrarreloj el vínculo con sus socios y tutelando su sustentabilidad económica basada en la cobranza de cuotas o membresías.

Fue interesante la reacción de AmCham, la Cámara de Comercio de Estados Unidos en Argentina, entidad con 600 empresas socias, 90 de ellas en su delegación Córdoba (40 firmas locales y 50 nacionales con delegación local).

Esa red, que genera el 20 por ciento del producto interno bruto (PBI) local, es un poderoso músculo para la entidad, que implica recursos económicos para afrontar una crisis, pagar sueldos competitivos y mantener un staff de 26 profesionales.

“En 2019 invertimos 50 mil dólares en una plataforma digital para vincularnos de manera distinta con el socio. Eso tenía un horizonte de tres años y tuvimos que implementarlo en días”, cuenta Alejandro Díaz, CEO de AmCham.

Apoyados en esa herramienta (también les permite administrar datos para procesarlos en el CMR), redefinieron su portafolio de productos en función del nuevo contexto. “Este año, 6.424 personas participaron de nuestros eventos (protagonizados por referentes del sector público y privado), contra 205 de igual lapso en 2019”, apunta Díaz.

En 37 agrupaciones, apenas tres titulares mujeres

Tal como sucede en numerosos ámbitos de la sociedad, en el universo de entidades de representación empresaria, la equidad de género en los máximos cargos dirigenciales es materia más que pendiente.

Un relevamiento por 37 de las principales cámaras, federaciones y organizaciones de este tipo en Córdoba arroja un dato contundente: sólo tres tienen a una mujer como máxima autoridad. Beatriz Bederian es una de ellas. Otro caso es el de Pía Astori, al frente de la Fundación Mediterránea, la entidad nacida en Córdoba que suma 400 socios en siete filiales.

Cuando se comienza a bajar en la pirámide, las mujeres, en mayor número, empiezan a aparecer en vicepresidencias, comisiones directivas y puestos ejecutivos clave como, por ejemplo, el que Myriam Martínez ocupa hace 20 años en la Mediterránea.

Sin embargo, y aunque se viene trabajando en revertirla, la brecha de género es aún enorme. “Es una deuda nuestra y de toda la sociedad”, asume la mayoría de los hombres que ocupan el principal sillón en las organizaciones. “Necesitamos más mujeres dirigiendo empresas y entidades ”.

Isabel Martínez, expresidenta de la Cámara de Industriales Metalúrgicos, hoy vice y miembro de varias entidades, es una referente de gremialismo empresario destacada por hombres y mujeres.

Única presencia femenina en célebres fotos oficiales multitudinarias, reflexiona: “A veces duele un poco esa diferencia de representación y participación, pero creo que estamos recorriendo un camino, aunque falta muchísimo. Destaco la sororidad que existe entre las mujeres en el rol gremial, el espíritu de colaboración y nuestra resiliencia. Cada vez somos más”.

En primera persona

Marcelo Uribarren: Industria (UIC)

“Un refuerzo total de la solidaridad empresarial”.

“En una cámara está la tendencia de buscar soluciones generales, pero esta situación hizo que trabajáramos mucho por casos, gestionando soluciones puntuales; incluso siendo una entidad de segundo grado. Nuestra directiva ejecutiva y su equipo estuvieron enloquecidos, haciendo teletrabajo a toda hora”, señala el presidente de la Unión Industrial de Córdoba.

Destaca que el trabajo en red con otras entidades del país, con la Unión Industrial Argentina como espacio común de pertenencia, fue fundamental, y forjó vínculos mucho más estrechos que van a perdurar. Un legado similar queda en el vínculo con el sector público local: “Así como a nivel nacional la UIC fue la contraparte elegida por la Nación para concentrar demandas del sector y poder trabajar en ellas; la UIC asumió esa posición a nivel local con la Provincia. Destaco el trabajo positivo que se logró con las autoridades locales”, señala.

¿El mayor aprendizaje ganado? “El trabajo en equipo como valor máximo y el refuerzo absoluto de la solidaridad empresaria”.

Marcelo Olmedo: Comercio exterior (Cacec)

“Atajamos penales como locos desde 2018”.

“Cómo cámara que aglutina a toda la actividad del comercio exterior diría que nuestros problemas comenzaron muchos meses antes de la pandemia”, señala el presidente de la Cámara de Comercio Exterior de Córdoba. Alude a la serie de medidas y situaciones económicas (como la crisis de la deuda argentina) que implicaron nuevas trabas burocráticas y dificultades crecientes para importadores y exportadores. En las últimas semanas, las restricciones asociadas al dólar demandaron más esfuerzo a la entidad que cuestiones derivadas de manera directa del Covid-19. “Cada trámite que se desautomatiza en materia de comercio exterior es un problema para nosotros. Desde 2018 a hoy tenemos 20 demandas distintas de empresas por día, atajamos penales como locos”, grafica, destacando el rol facilitador multinivel de Cacec.

“Cada vez que hay situaciones críticas como la que atravesamos, mucha gente se acerca a las cámaras y entiende que el esfuerzo colectivo y de representatividad es mejor que el individual”, cierra.

Beatriz Bederian: Madera (Cammec)

“Cambiamos de la noche a la mañana”.

“Tuvimos que adaptar al modo remoto nuestro funcionamiento, y la institución se mantuvo activa en los hogares y en las empresas de cada uno de nosotros. Prestamos soporte técnico, legal y administrativo a nuestros socios, tanto a los que debían seguir trabajando como a los que estaban inactivos y requerían acceso a asistencia. Fue un cambio de la noche a la mañana y por suerte nos encontró unidos, empujando por el sector”, señala la presidenta de la Cámara de la Madera, Mueble y Equipamiento de Córdoba.

Bederian es una de las pocas mujeres presidiendo una entidad empresaria, y sucede en su cargo a otra, Soledad Milajer. “Me parece que esta situación de dos presidentas consecutivas no fue buscada, fue producto de las circunstancias y cabe decir que en el sector maderero hay muchas mujeres con fuerte personalidad y compromiso. Tanto la gestión anterior como esta está acompañada por excelentes dirigentes varones en distintos roles. Las mujeres hemos venido capacitándonos y esforzándonos para ocupar espacios de liderazgo”.

José Viale: Cámara de Comercio (CCC)

“La gente desperdigada no logra soluciones”.

El primer cambio que hicimos fue dejar de lado los proyectos y planes y abocarnos a tratar de resolver los problemas esenciales del sector: socios, y no socios, porque representamos a todos”, precisa el presidente de la CCC.

“Esta crisis demostró que en situaciones de dificultades extremas y generales la sociedad organizada es la única que puede salir de los problemas. La gente desperdigada no logra siquiera sintetizar las demandas. Trabajamos en aunar esos pedidos y gestionarlos ante las autoridades, conseguir soluciones; diseñar protocolos y lograr la apertura de actividades”, enumera.

¿El mayor desafío? “Pedir todo el tiempo a las autoridades y tratar de lograr el mayor resultado, es algo que no es habitual en esta magnitud. En materia de lazos fortalecidos, Viale destaca: “Nuestra cámara integra el G6 desde siempre y hemos tenido una visión bastante unificada. En este contexto, creo que achicamos mucha distancia con la Federación Comercial de Córdoba”.

Manuel Tagle: Bolsa de Comercio

“Las entidades defienden la institucionalidad”.

“La sociedad tiene mecanismos institucionales, pero cuando el poder político la sobrepasa con decisiones autoritarias, la sociedad civil debe reaccionar. Eso es lo que hicieron las entidades empresarias, que son parte de la sociedad civil, ante la decisión oficial de expropiación de Vicentin. Todas se pronunciaron en rechazo a la intromisión del sector público en la actividad privada”, destacó el presidente de la Bolsa de Comercio de Córdoba.

El episodio puso de manifiesto otro rol clave que cumplen las entidades: comunicar posiciones sectoriales con impacto en la discusión política pública y fijar agenda. Desde allí, se abre otro espacio para intentar influir en las decisiones oficiales.

“Asumimos el rol de defender los principios del mercado, que son los principios del capitalismo tradicional. La reacción de las entidades estuvo en consonancia con la gravedad del hecho. Son medidas que afecta la seguridad jurídica y la posibilidad de generar inversión, y esto significa que complican las chances de desarrollo futuro del país”, agregó Tagle.

 

Nota original: https://www.lavoz.com.ar/negocios/entidades-un-dique-en-pandemia

 

"Trackback" Enlace desde tu web.

Deja un comentario

Debes iniciar sesión para dejar un comentario.

Calendario de Eventos

« Ago 2020 » loading...
L M X J V S D
27
28
29
30
31
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
31
1
2
3
4
5
6

Contacto

Teléfono:
+54 (353) 4523931

Dirección:
San Juan 1369 - Villa Maria 5900
Córdoba - Argentina
info@afamac.com.ar